Estuvimos buscando (por separado y sin saberlo) la manera de alimentar y retroalimentar necesidades individuales, luego nos dimos cuenta que entre todos podríamos erigir un puente por el que más fácil lográramos satisfacerlas: la unión hace la fuerza.

Pudimos -los mismos locos de casi siempre-, reunirnos una que otra vez en el gran evento de Calicomix, recreándonos, aprendiendo y ocasionalmente trabajando. No todos al mismo nivel de experiencia pero si en gran parte con la obvia necesidad de combatir los mismos monstruos de todos los tiempos: la invisibilidad, la incultura y la falta de divulgación de lo que hacemos, las culturas subyacentes que parecen mas bien anti-culturas, la falta de apoyo, entre otros; y por qué no decirlo, hasta por los dos o tres monstruos nos esperan en casa y que solos no podemos combatir.

Un gremio, una asociación… la palabra no se discutió porque ya estábamos arriba del tren, los artistas somos de varios tipos,

pero los cercanos al comic, a la caricatura, a la buena animación, somos de los que nos subimos rápido al tren porque cargamos con la maleta todo el tiempo, ya veníamos de conocernos pero ya trabajar juntos, eso de ahí en adelante va poniendo el viajemas entretenido.

En tiempos en donde se asocian desde los bancos hasta las organizaciones criminales, ya era de entenderse que también debíamos de romper la brecha del “ yo no puedo” hacia la visualización y realización de un “ nosotros podemos”.

El Jefe JoseCampoh y Calicomix fueron los que una noche permitieron los diálogos, tras una jornada de caricaricaturización y en un andén la pregunta se propuso : ¿por qué no juntos?, se nos puso la tarea: “dar tres buenas razones para hacerlo”, la fecha de encuentro no se puso pero se dio y ya lo demás fue seguir camino a casa con una de esas certezas que da la intuición mas que la razón de que: “todo esto va muy bien”

Se hizo una convocatoria, trajimos a la reunión a los que se dedican a lo mismo pero diferente, se contó la idea y todo esto luce muy bien, no sabemos cómo se hace porque hemos pasado mucho tiempo trabajando en la individualidad, porque nos reuníamos para muchas cosas pero no para construir imposibles, no al menos entre todos juntos y sobre las mismas piedras, si no hubiéramos sido tan consistentes y argumentativos esto hubiera parecido una broma, pero no, era una realidad, una casi mágica porque ya veníamos acostumbrándonos en esta ciudad a que cada uno construye sus castillos, porque pensar en unirnos es una idea casi que utópica y mas cuando de profesionales tan parecidos y tan diferentes se trata.

Pero no dejamos esto al azar, sabemos que se puede y hay que hacerlo, como lo hicieron los grandes, porque tenemos algo mas que ganas y conocimientos, porque somos buenos colegas y queremos ofrecernos y darnos a conocer como una profesional y amena gran empresa, una que fuera de muchos convencionalismos ofrecerá cultura, eventos, arte, apoyo, servicios, compromiso con las necesidades del mundo de hoy , el cercano e inmediato y el inconmensurable también, porque nuestra imaginación en conjunto rompe cualquier limite, porque ahora estamos juntos con propósito y porque cada vez que nos reunimos algo nos dice que“todo esto va muy bien”.